Tipos de sillas de montar

Escrito por: auxi

Para inaugurar el nuevo blog de Guarnicionería De Arena y Sal, nada mejor que empezar con la tipología de las sillas de montar. Es cierto que en nuestro anterior sitio ya habíamos hecho una pequeña introducción y otra clasificación, pero la que vamos a realizar hoy es diferente a esas otras. Hoy hablaremos de las diferentes monturas según su utilidad.

SILLAS DE AMAZONA.

Este tipo de silla está pensado específicamente para que las mujeres monten al caballo con las dos piernas hacia el mismo lado.

Normalmente son de asiento ancho, plano y uniforme para que sean más cómodas para las amazonas. Además, tienen dos soportes para que la mujer coloque las piernas, de esta forma ambas piernas quedan mirando hacia la izquierda. Pueden ser vaqueras, de doma..., es decir, que existen modelos específicos para cada disciplina.

 

SILLAS DE DOMA.

También se denominan potreras, por ser las que se usan para efectuar un primer contacto entre el caballo y el jinete. Además, se utilizan en los trabajos de doma clásica o dressage.

Llevan borrenes desarrollados, para que el jinete se agarre y tenga más seguridad al montar y suelen ser más maleables y suaves que las monturas comunes. De hecho, la silla de doma que se le pone al potro es más ligera para que se vaya adaptando. A medida que va avanzando en la doma, la silla va aumentando de peso.

 

SILLAS DE MARCHA.

Son sillas utilizadas para cabalgar durante muchas horas y son las que se usan para el Trec, el Raid o el Turismo Ecuestre.

Tienen un asiento ancho y rodilleras acolchadas para ofrecer una mayor comodidad al jinete. Además, su forma ergonómica distribuye el peso del jinete sobre el lomo del caballo para que sea más cómodo para el animal. Son sillas que deben estar perfectamente rematadas, para que no tengan ningún saliente que pueda rozar al caballo y provocarle dolor.

 

SILLAS DE RAID.

Son similares a las sillas de marcha, aunque están adaptadas para esta disciplina.

Como las anteriores, también cuentan con un asiento ancho y ergonómico, para que tanto el caballo como el jinete tengan mayor comodidad. También deben estar perfectamente rematadas y terminadas, ya que el caballo deberá llevarlas durante largas cabalgadas y no debe lastimarle ni molestarle.

 

SILLAS DE SALTO.

Estas sillas son más ligeras y livianas, para permitir una mayor libertad de movimientos tanto al caballo como al jinete.

Tienen un asiento menos profundo y un borrén delantero muy bajo, que permite que la salida del jinete durante el salto. También tienen faldas muy adelantadas y rodilleras para permitir el mejor agarre del jinete.

 

SILLAS VAQUERAS.

Son las monturas más utilizadas en España y las hay de muchos modelos y estilos, con decoraciones y repujados que las hacen muy bellas.

Son sillas grandes y amplias, para que el jinete esté lo más cómodo posible ya que son sillas que se han utilizado tradicionalmente para trabajos de campo y labores ganaderas. Además, deben ser cómodas tanto para el jinete como para al animal, ya que están destinadas a ser utilizadas durante muchas horas. La silla incorpora estribos grandes que ayudan a proteger el pie del jinete.